Porto ajedrez: música, mates y más


Seis meses pasaron desde el último torneo de ajedrez del Manabí Chess en Portoviejo. En marzo inició el segundo festival en Quito y hoy le tocó a la provincia sede. Desde temprano llegó la plantilla completa de colaboradores: Liz, Adrián, Fanny y Lizardo.



De pronto las mesas acostumbradas a los cuadernos de los estudiantes, a los naipes de los amigos, a los abrazos de los enamorados o a las bandejas de comida se cubrieron del verde blanco del tablero. Las piezas con sus peculiaridades se formaron como los lunes en la escuela. Luego los relojes impusieron su régimen del tiempo para que a los jugadores no se les pase la hora.



En un costado con la mirada a la laguna del parque, unas piezas de talla XL y un tablero de iguales proporciones aguardaba el momento de ser protagonistas. Por el puente llegaban los jugadores. Algunos con el afán de iniciar lo más pronto y otros temerosos del inicio.



El evento no comenzó con el típico “dense las manos y juegan blancas”. Antes del protocolo, un poco de magia. El profesor Lizardo llamó a los jugadores alrededor del tablero gigante y al ritmo de la banda Tocada Movida empezó a contar la leyenda de los granos de trigo.


—En un reino con dragones…

—¿Dragones? —preguntó un participante.

—Sí, dragones porque en esta historia hay que usar la imaginación.



Luego el mate pastor con la ayuda de todos los jugadores que hicieron el coro de ovejas para darle el dinamismo del acto. Acto seguido, la foto reglamentaria. Ahora sí, llegó el momento de jugar. Los emparejamientos estuvieron a cargo del profesor Oblitas. Fanny y Adrián desde las mesas empezaron a ubicar a los jugadores para la primera ronda.



De Portoviejo, Manta, Babahoyo, Quevedo y otras ciudades llegaron los participantes. Para el torneo se invitaron a 11 instituciones, el colegio Cruz del Norte fue el único que respondió el oficio enviado y participó en el torneo.



Se jugaron las tres primeras rondas antes del descanso del almuerzo. Para algunos jugadores fue la primera vez que participaban en un torneo y creían que si perdían, los eliminaban. Se tuvo que explicar eso en altavoz pero hubo un jugador que marchó sin avisar.



En el descanso, el club tenía una deuda que saldar. Con pastel en mano y una vela de chispas, en coro profesores y jugadores se cantaron el feliz cumpleaños atrasado a la profesora Liz. El pastel se robó el show con un relleno que hizo alucinar a los paladares.



A las 2 de la tarde continuaron las partidas. Dos horas de emociones para definir las posiciones finales. La categoría sub 8 fue la primera en concluir con Patrick Cedeño como campeón. En la sub 10, Michael Ramírez ganó su primer trofeo y Alexa Oblitas campeonó en la sub 14.


El trofeo del torneo fue una replica de la cultura Jama. Se pasó a la entrega de diplomas y la premiación. Las últimas palabras de la organización y el aplauso final. La mesas volvieron a su rutina habitual y la fiesta del ajedrez se despide hasta una próxima ocasión.



96 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo